jueves, 11 de marzo de 2010

Presidente de Chile declaró el estado de catástrofe en la región de O'Higgins tras sismos de hoy

"La medida busca agilizar los procesos", dijo el mandatario a los periodistas en el palacio presidencial de Cerro Castillo, en Viña del Mar, poco después de haber sido investido presidente en un acto celebrado en la sede del Congreso chileno, en el vecino puerto de Valparaíso.

"Hay daños significativos en Rancagua (la capital de O'Higgins, a 90 kilómetros de Santiago)", dijo Piñera, quien anunció que se va a "desplazar a las Fuerzas Armadas para garantizar las seguridad ciudadana".

Además, en sus declaraciones, retransmitidas en directo por la televisión local, dijo que viajará a esa ciudad apenas le sea posible.

A las 11:39 de la mañana (hora local), unos 20 minutos antes de la ceremonia de investidura, un sismo de 7,2 grados afectó a varias regiones de Chile y la Armada dio un alerta de tsunami, con la recomendación de evacuar las localidades costeras en una extensión de 1.500 kilómetros del territorio chileno, entre las regiones de Coquimbo y Los Lagos.

Horas después se levantó la alerta de tsunami en todo el territorio salvo en la Isla de Pascua, 3.500 km al oeste de continente, informó la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi).

El sismo de 7,2 grados, según los expertos, ha sido la mayor réplica ocurrida hasta ahora del terremoto del 27 de febrero, que tuvo 8,8 grados de magnitud y se calcula dejó unos 500 muertos.

El temblor fue seguido de otro, de 6,9 grados de magnitud, a las 11:55 (hora local) y de un tercero, de 6 grados, a las 12:06 p.m.

Piñera también llamó a la calma a la población y recomendó que se sigan las instrucciones de alerta preventiva de las autoridades, además de enviar a su ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, a la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) para realizar un seguimiento de la situación.

El nuevo presidente dijo que tiene "sentimientos encontrados", debido al devastador terremoto del 27 de febrero, que también dejó dos millones de damnificados, además de cuantiosos daños materiales.

"Uno siente sentimientos encontrados, una gran emoción, una gran felicidad (...), pero también estoy consciente de que estamos viviendo tiempos de mucha tragedia, de mucho dolor, de mucho sufrimiento", dijo Piñera en el Palacio de Cerro Castillo de Viña del Mar, después de ser investido presidente.

"Quiero llamar a todas las chilenas y los chilenos en estos momentos de adversidad a que sequemos nuestras lágrimas y (nos) pongamos manos a la obra en la gran tarea de enfrentar esta emergencia, en la gran tarea de reconstruir nuestro país", dijo.

Destacó la necesidad de "levantar el alma" de Chile tras la tragedia, y se mostró convencido de que el país "va a estar a la altura de este desafío".

Tras ser investido, Piñera saludó brevemente a los jefes de Estado y personalidades internacionales invitadas, pero suspendió un almuerzo que tenía previsto y partió de inmediato rumbo a Rancagua, para después seguir a la localidad de Constitución, una de las más afectadas por el terremoto.

Después de escuchar los testimonios de los damnificados, el nuevo mandatario encabezará allí una reunión con los ministros de las áreas directamente implicadas en la reconstrucción, y está previsto que anuncie las primeras medidas de su plan "Levantemos Chile". Más tarde viajará a Santiago, donde tiene previsto pronunciar, desde un balcón de La Moneda, su primer discurso oficial como jefe del Estado.


diseño web


hosting

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada